La pérdida de firmeza, la aparición de líneas de expresión y arrugas son consecuencia del efecto del paso del tiempo en nuestra piel. Una rutina de cuidado facial y el uso de productos eficaces y adecuados frente al envejecimiento es imprescindible para conservar la piel tersa y luminosa. Pero podemos potenciar el efecto de los tratamientos cosméticos con hábitos saludables para conseguir un rostro más joven.

ejercicios faciales yoga facial sibari republicUn complemento perfecto que podemos incorporar en nuestra rutina es el yoga facial o también conocido como ejercicio o gimnasia facial. Igual que se ejercitan otros músculos del cuerpo, debemos hacer lo mismo con los músculos presentes en el rostro para mantener a raya la flacidez. Si no se entrenan, se debilitan poco a poco perdiendo elasticidad y firmeza.

Se trata de una práctica sencilla que combina una serie gestos que puedes realizar en cualquier momento y lugar. Tan solo necesitas 10 minutos y practicarlo de forma regular para eliminar la tensión y recuperar la elasticidad de tu piel. Puede realizarlo toda la familia y es que nunca es tarde para empezar.

Gimnasia facial – Beneficios para tu piel

    • Activa la circulación sanguínea y oxigena la piel.
    • Difumina las líneas de expresión y arrugas, además de prevenir su aparición.
    • Tonifica y reafirma la piel proporcionando un efecto de lifting natural.
    • Aporta volumen muscular al rostro.
    • Relaja los músculos, ayudando a liberar la tensión facial acumulada.
    • Resulta en un aspecto más joven y definido.

ejercicio facial yoga facialLa gimnasia facial por las mañanas, activa los más de 40 músculos de la cara. Ejercitar el rostro al comenzar el día ayuda a fortalecer los músculos y prevenir la aparición de líneas y arrugas producidas por los gestos y expresiones faciales que constantemente realizamos. Por la noche además de tonificar, consigue relajar los músculos favoreciendo un mejor descanso.

Además, el realizar los ejercicios antes de aplicar el tratamiento cosmético, activa la circulación y ayuda a que los ingredientes activos sean mejor asimilados y por lo tanto, más eficaces.

Sibari Republic te enseña diez ejercicios para integrar en la rutina de cuidado facial diario:

Con las yemas de los dedos y un suave movimiento de tecleteo, recorre todo el rostro a modo de preparación y… ¡comenzamos!

  1. Para tonificar los pómulos coge aire por la boca e hincha las mejillas. Notarás como los músculos se tensan. Mantén la posición durante unos segundos.
  2. Sonríe de forma exagerada hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Tuerce los labios hacia un lado y hacia el otro para estirar los músculos.
  3. Forma círculos con tus manos uniendo el índice con el pulgar y sitúalos en el contorno de ojos como si fueran unas gafas. Ejerce una pequeña presión para mantener la piel estática y a la vez pestañea varias veces para ejercitar este área.
  4. Coloca tres dedos en cada ceja y presiona ligeramente hacia abajo. Mueve tus cejas hacia arriba para fortalecer el parpado superior.
  5. Para reducir las arrugas de la frente. Sujétala con una mano y eleva las cejas. Repite el movimiento varias veces.
  6. Siguiendo con la frente, masajea la zona con los dedos desde el interior hacia los laterales ejerciendo una leve presión.
  7. Dibuja una “V” con los dedos índice y corazón comenzando desde el espacio entre las cejas y subiendo hacia la frente para disminuir la formación de líneas al fruncir el ceño.
  8. Para evitar el temido “código de barras” y tonificar el contorno de la boca aprieta fuerte los labios durante unos segundos. Relaja la zona y a continuación alarga los labios hacia fuera, haciendo el movimiento de lanzar un beso.
  9. Y no nos olvidemos del cuello. Coloca una mano bajo la barbilla y con la cabeza realiza movimientos hacia abajo de forma repetida presionando contra la mano.
  10. Lleva la cabeza hacia atrás. Abre y cierra la boca para reforzar la zona de la papada.

Repite cada ejercicio varias veces; un minuto para cada ejercicio.

Aunque algunos aseguran que los efectos pueden notarse tras una sola práctica, es alrededor de los 30 días cuando comienzan a ser visibles los resultados. La constancia es la clave.

Practica estos ejercicios cada día y descubre todo lo que pueden hacer por tu rostro.

¿Tienes 10 minutos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *