La Quimiofobia es lo que se conoce como miedo a la química o sustancias químicas. Este fenómeno se debe a la generalizada preocupación sobre posibles efectos adversos de productos químicos y a la difusión de conceptos, frecuentemente equivocados, sobre la toxicidad de algunos de ellos.

La propagación de información sesgada es el origen de esta nueva tendencia.

La química es la ciencia que estudia las sustancias, su estructura, sus propiedades y las reacciones que las transforman en otras sustancias. Y una de las ciencias principales que más ha contribuido al progreso de la sociedad.

De hecho en cosmética, gracias a la química se han logrado sintetizar activos innovadores consiguiendo que los cosméticos sean más seguros, de mayor eficacia, sostenibles y comprometidos con el medio ambiente.

Sin embargo, todavía se sigue relacionando “sustancia química” con “sintético” o “tóxico”, y se utiliza como antónimo de la palabra “natural”.

Es importante resaltar que la seguridad de una sustancia no viene determinada por su origen. La toxicidad se vincula con la concentración, ya sea una sustancia natural o sintética.

Todos los ingredientes de cualquier producto cosmético se regulan conforme al Reglamento CE 1223/2009 sobre los productos cosméticos. Cada uno de ellos es sometido a exhaustivas evaluaciones de seguridad y estabilidad con el fin de especificar si es seguro o no para la salud humana cuando es utilizado en condiciones normales o razonadamente previsibles de uso. La normativa establece cantidades y límites permitidos para usar en los productos cosméticos.

Además, se analizan las distintas situaciones en las que puede intervenir el ingrediente o el producto cosmético final, teniendo en cuenta la exposición, su concentración, sus características físico-químicas, la frecuencia de uso y el método de aplicación, para poder identificar posibles peligros y cuantificar el riesgo.

Química y naturaleza en Sibari RepublicLa legislación europea, es considerada una de las más avanzadas y completas del mundo, y garantiza la calidad, seguridad y eficacia de los cosméticos. La prioridad siempre es la seguridad.

Adicionalmente en Estados Unidos existe un panel de expertos en la revisión de ingredientes cosméticos. Un organismo científico independiente sin fines de lucro, establecido desde 1976 para evaluar la seguridad de los ingredientes cosméticos, generando un informe relativo a su seguridad justificada.

Seguridad de un producto cosmético

Antes de la puesta en el mercado de un nuevo producto cosmético, constan meses de investigación, rigurosas pruebas y ensayos en el laboratorio y en voluntarios para asegurar la tolerancia e inocuidad del producto.

Sibari Republic producto

Un largo proceso que solo termina en el momento en el que tras la obtención de resultados objetivos, se concluye que el producto es seguro en condiciones normales y previsibles de uso.

Un producto cosmético que cumpla la legislación actual:

  • Debe estar correctamente formulado, envasado y etiquetado.
  • Se fabrica, almacena y distribuye según las normas establecidas. Todos los productos cosméticos deben estar fabricados de acuerdo con la Normativa BPF (Buenas Prácticas de Fabricación). En España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, inspecciona las fábricas para certificar que la norma se está cumpliendo.
  • La persona responsable del producto es quien avala la certificación y cumplimiento durante todo el proceso y posterior puesta en el mercado.
  • Debe utilizarse en condiciones normales y razonablemente previsibles de uso para las que ha sido diseñado.
  • Presenta estudios de seguridad realizados por profesionales cualificados.
  • El Reglamento sobre productos cosméticos exige una evaluación de la seguridad detallada, antes de que el producto se pueda comercializar en la UE. Para cada producto se elabora un informe sobre la seguridad. La persona responsable pondrá el expediente de información a disposición de la autoridad competente del Estado miembro.
  • Se evalúa la seguridad de los ingredientes por el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea (SCCS, por sus siglas en inglés) y además, establece los criterios para su utilización, revisándolos periódicamente.
  • Existe un sistema de recogida, evaluación y seguimiento de efectos no deseados observados denominado cosmetovigilancia. Se encarga de la vigilancia del mercado tras la comercialización de los cosméticos.

Desde Sibari Republic creemos firmemente en los avances de la ciencia, la cual nos permite desarrollar cosmecéuticos seguros y eficaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *