En anteriores blogs hemos revisado pasos de una rutina que marcan la diferencia (para bien) en tu piel. No obstante, igual de importante es saber qué hay que hacer, como lo que debemos evitar. En este post revisaremos aquellas prácticas que tenemos que dejar de lado. ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

RUTINA DE DÍA

Un rostro cuidado comienza desde la primera hora de la mañana. Los pasos de limpieza para retirar la suciedad y la hidratación no pueden faltar. ¡Aquí te explicamos qué errores comunes puedes evitar te ayudarán a lucir un rostro radiante!

Hidratarse el rostro sin limpiarlo:

Uno de los errores más comunes nada más levantarnos es pensar que podemos empezar con la rutina de día sin limpiarnos antes el rostro. Es importante limpiar el rostro primero y eliminar los restos de productos aplicados la noche anterior y la grasa generada. No hacerlo tiene como consecuencia que el sérum o la crema que queramos aplicar por la mañana, no penetren bien. ¡Haz hincapié en este paso y notarás la diferencia! Te recomendamos utilizar un limpiador suave o hidratante y que sea respetuoso con la piel para conseguir una buena limpieza. El Anti-pollution Cleansing Gel te va a enamorar si buscas un limpiador que no deje sensación de tirantez.

Aplicar el contorno de los ojos con agresividad:

El contorno de los ojos es una de las zonas en las que primero podemos encontrar los signos del envejecimiento. La piel que tenemos alrededor de los ojos es muy sensible y frágil. Por ello, siempre insistimos en utilizar un producto específico para la zona, pero igual de importante es cómo lo aplicamos: evita frotar la zona con agresividad y estirarla. Lo más recomendable es aplicar el producto con suavidad o mediante ligeros toques. ¡Verás cómo se nota!

Retinol:

Es importante que utilices los productos con retinol por la noche ya que es un antioxidante fotosensible: el contacto directo de los rayos solares puede hacer que pierda sus propiedades o que te irrite la piel. Además no es aconsejable utilizarlo en las horas de luz porque puede provocar irritación y si generamos una irritación y nos exponemos a la luz corremos el riesgo de que nos salgan manchas. Te recomendamos que por la mañana utilices un sérum de ácido hialurónico para hidratar tu rostro y aportar jugosidad al rostro.

Salir de casa sin factor de protección solar:

Una intensa exposición causa efectos negativos a corto y largo plazo. A corto plazo, exponerse a los rayos UV puede causar quemaduras de sol, alergia al sol, trastornos de la pigmentación, acné o fotosensibilidad entre otros. A largo plazo, el sol puede provocar envejecimiento prematuro de la piel y en el peor de los casos, cáncer de piel.

No obstante, también se ha demostrado que una exposición solar segura mejora el estado de ánimo y favorece la síntesis de la vitamina D, que es indispensable para fijar el calcio en nuestros huesos. Para disfrutar de estos beneficios, bastan 15 minutos de exposición al sol por día y un factor de protección solar que nos proteja.

RUTINA DE NOCHE

La rutina de noche es un momento para ti, después de un largo día es fácil caer en alguno de los siguientes puntos pero sin embargo, una vez que dejes estos hábitos atrás, no habrá nada que se te resista. ¡Repasamos!

No desmaquillarse:

Nuestra piel se compone por poros que, además de regular la sudoración, segregan sebo que ayuda a remover las células muertas y a mantener la piel hidratada y protegida.

No desmaquillarnos tiene como consecuencia la obstrucción de poros y eso impide que tenga lugar la renovación del cutis que se da mientras dormimos. Los resultados más comunes son la aparición de granitos, puntos negros o líneas de expresión.

Uno de los beneficios de desmaquillarse y acompañarlo de una buena rutina de limpieza es que se retrasa la pérdida de elasticidad e hidratación, así como la aparición de manchas en la piel. Limpiando adecuadamente la piel, no se acumulan ni maquillaje, ni sudor, ni contaminación, conseguiremos que los activos penetren en la piel y ésta se hidrate y nutra debidamente por la noche.

Utilizar productos de limpieza muy agresivos: 

Para lucir un rostro saludable, la limpieza es un paso fundamental pero no podemos olvidarnos de respetar la barrera dérmica de la piel. Si utilizamos productos muy agresivos, estaremos perjudicando el cutis. En este caso es más interesante emplear limpiadores suaves como el Anti-pollution Cleansing Gel, apto para la rutina de día y de noche como hemos mencionado anteriormente, que limpien en profundidad pero respeten la piel.

 

Con esta guía conseguirás acercarte un poquito más a las buenas prácticas que ha de tener tu rutina facial. ¡No olvides visitar nuestra tienda para saber más acerca de los productos mencionados!

Fuente de fotografía: Foto de creada por lookstudio – www.freepik.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *